NOTAS INCyTU


 

4 Salud26. Restricción voluntaria del sueño

Además de impactar negativamente la salud, la falta de sueño tiene efectos perjudiciales en ámbitos personales, sociales, laborales, económicos y educativos.

Autora: Viankail Osiris Cedillo Castelán    Responsable: Dr. Miguel Enrique Rentería Rodríguez 

Resumen

  • Para una persona promedio, dormir correctamente significa hacerlo por aproximadamente un tercio de su vida.
  • La restricción del sueño es una práctica común en la actualidad, que consiste en extender voluntariamente el tiempo que permanecemos despiertos. Esto se debe, en parte, a la falta de consciencia sobre sus efectos negativos.
  • Las jornadas diarias prolongadas que experimentan médicos, choferes o pilotos y los turnos laborales rotatorios donde se labora en horarios diferentes, son las principales fuentes laborales de restricción de sueño.
  • En México en 2006 en el Municipio de Ensenada, fue aprobada una legislación para reducir el brillo del cielo nocturno y durante la primera mitad de 2018, la Cámara de Diputados aprobó una iniciativa de ley para aplicar un control lumínico en el resto del país.

IM 026

 

La falta de sueño afecta la cognición, reduce el estado de alerta y atención, la percepción sensorial y emocional, la capacidad de entender conceptos abstractos, tomar decisiones e interrumpe los procesos de memoria a largo plazo. Los efectos negativos de no dormir suficiente se manifiestan después de una sola noche.

El cuerpo humano está programado biológicamente para despertar al percibir la luz del sol al amanecer y, conforme la luz disminuye al atardecer, se prepara para dormir. La exposición a la luz artificial durante la noche actúa como un modificador del ciclo de sueño que altera los horarios del cuerpo, potenciando el estado de alerta y suprimiendo ritmos hormonales. Por esto, los expertos recomiendan no utilizar dispositivos electrónicos al menos treinta minutos antes de ir a dormir.

La falta de sueño también tiene impactos laborales y económicos. Por lo tanto, las personas no deberían tener una jornada extendida igual o mayor a 16 horas, ya que su salud y atención se ven afectadas por la somnolencia, incrementando errores y el riesgo de accidentes.

Existen múltiples acciones que el gobierno podría implementar para mitigar los efectos negativos de la restricción del sueño. Por ejemplo, campañas de concientización, adecuar los horarios escolares, permitir pequeñas siestas y áreas de descanso en el ambiente escolar o laboral, restringir la jornada laboral a un máximo permitido de 16 horas consecutivas, y limitar la frecuencia de cambios en turnos rotatorios a máximo cuatro veces por año.

* * * *

Nota INCyTU (PDF)                Resumen (PDF)

INC 026           INE 026

Comparte esta información

Share on Facebook Share on Twitter Share on email

Reconocimientos

A los expertos consultados durante el trabajo de esta nota:

  • Dr. Javier Velázquez Moctezuma, Investigador, Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Iztapalapa
  • Dra. Guadalupe Terán Pérez, Presidenta, Sociedad Mexicana para la Investigación y Medicina del Sueño
  • Dr. Ulises Jiménez Correa, Responsable, Clínica de Trastornos de Sueño, Facultad de Medicina, UNAM
  • Dr. Óscar P. González Pérez, Investigador, Universidad de Colima

Bibliografía sugerida

1.  Killgore, W. D. (2010). Effects of sleep deprivation on cognition. In Progress in brain research (Vol. 185, pp. 105-129). Elsevier.
2. Morris, C. J., Aeschbach, D., & Scheer, F. A. (2012). Circadian system, sleep and endocrinology. Molecular and cellular endocrinology, 349(1), 91-104.
3. Cho, Y., Ryu, S. H., Lee, B. R., Kim, K. H., Lee, E., & Choi, J. (2015). Effects of artificial light at night on human health: A literature review of observational and experimental studies applied to exposure assessment. Chronobiology international, 32(9), 1294-1310.
4. Hamui-Sutton, L., Barragán-Pérez, V., Fuentes-García, R., Monsalvo-Obregón, E. C., & Fouilloux-Morales, C. (2013). Efectos de la privación de sueño en las habilidades cognitivas, psicomotoras y su relación con las características personales de los médicos residentes.
Cirugía y Cirujanos, 81(4).
5. Terán-Pérez, G. J., Ruiz-Contreras, A. E., González-Robles, R. O., Tarrago-Castellanos, R., Mercadillo, R. E., Jiménez-Anguiano, A., & Velázquez-Moctezuma, J. (2012). Sleep deprivation affects working memory in low but not in high complexity for the n-back test.
Neuroscience and Medicine, 3(04), 380.
6. Hurtley, C. (Ed.). (2009). Night noise guidelines for Europe. WHO Regional Office Europe.
7. Hillman, D. R., & Lack, L. C. (2013). Public health implications of sleep loss: the community burden. Med J Aust, 199(8), 7-10.
8. Buysse, D. J. (2014). Sleep health: can we define it? Does it matter?. Sleep, 37(1), 9-17.
9. Dotto, L. (1996). Sleep stages, memory and learning. CMAJ: Canadian Medical Association Journal, 154(8), 1193.
10. Basics, B. (2006). Understanding sleep. National Institute of Neurological Disorders and Stroke, Bethesda.

Te podría interesar...

 

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11

 

 

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo Rechazar