Inicio > revista forum > Noche de las Estrellas 2017: el espacio revolucionando tu vida

Forum 31. El 25 de noviembre se llevó a cabo la novena edición de la Noche de las Estrellas, la fiesta astronómica más importante de México y América Latina. El evento contó con 100 sedes en prácticamente toda la República Mexicana.

 

Este año, el tema del evento fue: “El espacio revolucionando tu vida”, con el que se celebraron los 60 años del lanzamiento del Sputnik 1, que marcó el inicio de la gran aventura espacial y aceleró el desarrollo tecnológico y científico de varias disciplinas, incluyendo la astrofísica.

Los mexicanos disfrutaron de la observación del cielo a través de telescopios, así como talleres, espectáculos artísticos, exposiciones y demostracio- nes científicas.

La Ciudad de México y su zona conurbada ofreció 8 sedes: “Las Islas” de Ciudad Universitaria en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); el Planetario Luis Enrique Erro y el Museo Tezozómoc, del Instituto Politécnico Nacional (IPN); el Museo de Historia Natural; el Bosque de Tláhuac, y el Instituto de Educación Media Superior en la Delegación Milpa Alta. Y en el Estado de México, en la explanada del Palacio Municipal de Tlalnepantla; el Tecnológico Universitario del Valle de Chalco y la Universidad Autónoma de Chapingo.

Puebla  contó con 17 sedes, Estado de México, Guerrero, Chiapas y Quintana Roo tuvieron cinco cada una, Zacatecas cuatro, Baja California, Baja California Sur, Coahuila, San Luis Potosí, Sinaloa y Sonora tuvieron tres sedes cada entidad, mientras que en Campeche, Chihuahua, Guanajuato, Oaxaca, Querétaro y Veracruz fueron dos.

Una sede por estado hubo en Hidalgo, Colima, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Durango, Tabasco, Tlaxcala y Yucatán.

“En este momento cuando la ciencia está siendo combatida por grupos oscurantistas, sobre todo desde las oficinas de toma de decisiones más importante del mundo, es de gran relevancia que se realicen eventos como la Noche de las Estrellas para oponernos de manera seria a las verdades alternativas (Fake News). Hay un embate contra el conocimiento, sobre el cambio climático, la evolución y sobre una serie de cosas incuestionables, la Noche de las Estrellas en nuestro país representa una punta de lanza del conocimiento comprobable”, comentó el coordinador general del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, José Franco, antes de comenzar el festejo.

“Es un evento que cuenta con la participación de astrónomos aficionados, estudiantes de licenciatura y posgrado de diferentes universidades del país, profesores,  personas y grupos de la sociedad civil, en total han sido más de 40 mil quienes han trabajado en el programa”, informó el doctor Franco.

Tan solo en “Las Islas” de Ciudad Universitaria hubo 58 carpas temáticas y más de 200 telescopios a disposición de los visitantes, informó Jesús González González, director del Instituto de Astronomía de la UNAM.

“El 4 de octubre de 1957 fue la fecha en que el primer artefacto diseñado por el hombre salió al espacio exterior (lanzamiento del Sputnik 1). No obstante, el 28 de diciembre del mismo año, profesores de física de San Luis Potosí lanzarían también un primer artefacto en un cohete sonda mexicano. México también puso el pie en el espacio hace muchos años”, señaló Mario Arreola, director de divulgación de la Ciencia y Tecnología Espacial de la Agencia Espacial Mexicana.

William Lee, titular de la Coordinación de la Investigación Científica de la UNAM, resaltó la importancia de que México realice investigación espacial, al fundamentar que el espacio es una de las mejores plataformas para resolver los problemas tanto ecológicos como de aprovechamiento de los recursos y la preservación del medio ambiente.

"La primera vez que la Tierra se observó desde el espacio fue una Navidad de 1968 cuando el Apolo 8 tomó la foto de la Tierra y estableció una conciencia de la Tierra como un todo. Así, la investigación espacial no solo se trata de mirar hacia arriba, sino también mirar hacia abajo para hacer una planeación integral. Se trata de que se aprovechan y desarrollan nuevas técnicas para la conservación del medio ambiente y el desarrollo de energías renovables, entre otros temas”, comentó el astrónomo.

Asimismo, el subdirector de Comunicación Pública de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Jesús Mendoza Álvarez, puntualizó que desde 2009, la Noche de las Estrellas es una de las actividades que mejor se presta para la apropiación social de la ciencia, porque permite a todos sus asistentes, no solo ser pasivos espectadores sino participar en una actividad práctica a través de la observación con telescopios y talleres.

En esta edición de la Noche de las Estrellas se sumó Colombia con dos sedes: Bogotá e Ibagué.

 

La Noche de las Estrellas, un regreso a nuestros orígenes

Todas las culturas sin excepción observaron el cielo y lo utilizaron como un referente, pero de especial forma, las culturas mesoamericanas tenían una obsesión y una devoción muy especial por mirar los cuerpos celestes, dijo el doctor José Franco, durante la celebración de la Noche de las Estrellas en la sede de “Las Islas” de Ciudad Universitaria.

“Fray Bernardino de Sahagún relata en el Códice Florentino, que había unos espacios en las azoteas de las casas donde cabía un hombre acostado, se cubría con una tela delgada sostenida por postes de madera y con la cuadrícula que le daba la tela realizaba mediciones astronómicas. Ese personaje de la cultura mesoamericana era conocido como un observador del cielo.

“Durante la Colonia, con una presencia hispana fuerte en el gobierno las cosas cambiaron de matiz, obviamente, las culturas mesoamericanas ya no pudieron ejercer esa devoción por el cielo, aunque nunca se perdió. Pero hoy con el evento más grande de observación astronómica de toda América Latina, nuestro país está regresando a esa pasión por el cielo. La Noche de las Estrellas es un reto y un retomar ese entusiasmo que caracterizaba a los mexicanos”, expuso en entrevista el doctor José Franco.

____________________________________
Mariana Dolores y Emiliano Cassani
Fotografía: Anayansin Inzunza