Inicio > revista forum > Mexicanos exportan base para atole rápido soluble en agua

Forum 24: Caliente, como atole, o frío como malteada, un producto mexicano de base tecnológica que fue desarrollado en Pachuca, Hidalgo, por la empresa Grupo Manrod, ya se exporta a Estados Unidos y Guatemala gracias al apoyo y capacitación del Consejo de Ciencia, Tecnología e Innovación de Hidalgo y de la aceleradora de negocios de base tecnológica TechBA, que es parte de la Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia.

El producto innovador se llama Amarantole. Es un polvo soluble a base de amaranto, listo para ser consumido, tuvo que resolver problemas en el área de química de alimentos para convertir el cereal deshidratado en un producto de preparación rápida, que no necesita un proceso de cocción y usa endulzantes extraídos de agave, con lo cual el producto puede ser consumido por personas con problemas metabólicos, como la diabetes.

A lo largo del proceso de desarrollo y mejora del producto, se han realizado estudios con instituciones como la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), que han documentado hasta un 22.66 por ciento de contenido de proteína en esta bebida 100 por ciento mexicana.

La formulación final aporta fibra, vitamina C, hierro, fósforo, magnesio, y es libre de lactosa, gluten y colesterol. Entre los ingredientes que usa están la harina de amaranto, fécula de maíz, harina de soya e inulina de agave.

La empresa Grupo Manrod fue fundada en el año 2003 gracias a la visión de un padre de familia, el ingeniero industrial Héctor Javier Mancera Mendoza, que buscaba tener un proyecto productivo con sus dos hijos: Héctor, quien estudió administración de empresas y Jorge, egresado de química de alimentos.

“La idea de elaborar un producto altamente nutritivo nace después de una serie de visitas a las zonas más marginadas de Hidalgo, donde vimos que muchas comunidades indígenas y campesinas requieren de un producto de este tipo, pero también que sea de bajo costo”, explica el ingeniero Héctor Javier Mancera.

En la actualidad, el producto necesario para preparar un litro de atole de amaranto tiene un costo aproximado de 15 pesos.

El producto ya ha obtenido los registros sanitarios de la Comisión Federal para la Proteccióin contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), en México y de la Food and Drug Administration (FDA), en Estados Unidos, como informó Héctor Mancera Rodríguez, gerente administrativo de la empresa de base tecnológica hidalguense.

El polvo soluble para bebidas instantáneas se desarrolló en un laboratorio privado de química de alimentos, el objetivo fue mantener las propiedades del amaranto que aportan alto contenido en proteína, fibra y vitaminas. Así se obtuvo la formulación para fabricar altos volúmenes de la harina base, que puede mantenerse en anaquel hasta 10 meses sin perder sus propiedades de nutrición.

El amaranto (Amaranthus cruentus) es originario de las zonas tropicales del continente americano. En México existen registros arqueológicos de esta semilla desde hace aproximadamente 4 mil años. Su uso comestible fue bastante difundido entre las culturas precolombinas, particularmente los mayas y mexicas. A la llegada de los españoles al actual territorio mexicano se le atribuían a este alimento propiedades vigorizantes, pero su cultivo fue prohibido durante la Colonia.

A partir del siglo XX se han realizado diferentes estudios sobre las propiedades nutracéuticas del amaranto, identificando, entre otras, su capacidad para estimular el sistema inmune, el crecimiento en los niños, la presencia del aminoácido lisina, además de su contenido de vitamina C. En el caso de los adultos mayores de 60 años, esta semilla ayuda al mantenimiento de huesos por su contenido de calcio.

“Ahora estamos enfocados en entrar en el mercado de los nutracéuticos (alimentos funcionales) y para eso ya estamos dialogando con universidades e institutos con fuerza en ciencia y tecnología, para trabajar juntos en proyectos de investigación que están súper interesantes, sobre la proteína del amaranto y sus posibles aplicaciones, por ejemplo, en el control de la presión arterial”, explicó Jorge Mancera, gerente comercial de Grupo Manrod.

De acuerdo con el ingeniero Héctor Javier Mancera, la empresa obtiene su materia prima de los estados de Morelos, Puebla, Tlaxcala y Guanajuato, pero han hecho esfuerzos para integrar, como proveedores a agricultores de Meztitlán y Huasca, Hidalgo.

La empresa emplea, de manera directa, a 15 personas y siete indirectas, pero esta cifra podría aumentar hasta un 50 por ciento sí se logra la siembra de amaranto en la entidad.

 

Apoyo de FUMEC

La Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia (FUMEC) ha trabajado desde 1993 para apoyar el crecimiento y capacidad de exportación de empresas de los dos países fundadores. En el caso específico de las Pequeñas y Medianas Empresas Mexicanas o PyMES, la Fundación las describe como entidades complejas que requieren atención especial para ayudarlas a innovar y comprobar que la innovación les ayuda a ser más competitivas.

En el caso del trabajo de Consejo de Ciencia, Tecnología e Innovación de Hidalgo (CITNOVA) y FUMEC con la empresa Grupo Manrod, el primer objetivo consistió en hacerlos conscientes de sus capacidades y limitaciones, sin perder de vista que se encontraban en camino al desarrollo de un nuevo producto y su comercialización exitosa.

“Nos ayudaron a pensar en nuestro proyecto en función de conceptos como la innovación y la tecnología, que nosotros considerábamos algo lejano, que pensábamos solo para empresas grandes, y nos dimos cuenta de que no, que la implementación de las ideas de innovación y tecnología desde los primeros pasos es lo que hace la diferencia entre las empresas. Esto nos ayudó a definir objetivos y fechas”, afirmó Jorge Mancera.

“Es muy valioso pensar en cómo todo el conocimiento lo pudimos aterrizar y llevar al proceso de toma de decisiones, a las propuestas con clientes y a la visualización de los proyectos. Resolvimos el enigma de lo que buscábamos y nos gustó mucho. Lo vimos aterrizado al día siguiente y siempre es grato que el tiempo invertido se traduzca en resultados”, añadió.

Uno de los principales canales de distribución del Amarantole es la comercializadora por Internet Alegreen, pero el producto se vende directamente en bodegas y tiendas minoristas de la Ciudad de México, el Estado de México, Jalisco, Querétaro, Nayarit, Puebla, Hidalgo y Tlaxcala, así como en tiendas de autoservicio del centro del país de cadenas como Bodega Aurrerá, Wal-Mart y en las tiendas Oxxo del estado de Hidalgo, donde se ofrece para ser preparado en el mismo local.

 

_____________________

Antimio Cruz.
Foto: Amarantole.