Inicio > revista forum > Los estudiantes de posgrado en el Senado de la República

Forum 27: El evento títulado: “El otro lado de la moneda: Desafíos del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI) desde la mirada de los estudiantes de posgrado”, se llevó a cabo el 11 de julio en el Senado de la República, con la finalidad de conocer los puntos de vista de los alumnos de maestría y doctorado y reflexionar sobre la importancia de su inclusión en la toma de decisiones vinculadas con el diseño de la política científica, tecnológica y de innovación en México.

 

El encuentro convocó a una treintena de instituciones, entre ellas, las Cámaras de Senadores y Diputados, el Instituto Belisario Domínguez, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT), la Secretaría de Educación Pública, la Universidad Nacional Autónoma de México, el Instituto Politécnico Nacional, el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados, la Universidad Autónoma Metropolitana, el Colectivo “Por Más”, integrantes de la Asamblea Nacional de Posgrados y el Foro Consultivo Científico y Tecnológico.

 

La incertidumbre presupuestaria

Brenda Valdés Sustaita, estudiante de doctorado del departamento de farmacobiología del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (CINVESTAV) unidad Coapa señaló: “la investigación científica en México se sostiene por el trabajo teórico y experimental de los estudiantes de posgrado de los institutos y centros de investigación en todo el país, no obstante, los recortes presupuestales federales para Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI), inciden directamente en la calidad y el porvenir de la ciencia en nuestro país, ya que el financiamiento a los proyectos y a la formación de capital humano se ven comprometidos. Lo anterior incide directamente en el desarrollo de México para convertirse en un país económicamente independiente, capaz de producir su propia tecnología y contar con sus propios líderes científicos y empresariales”.

El estudiante de doctorado del departamento de química del CINVESTAV, Ángel Albavera Mata, cuestionó que si en el Plan Nacional de Desarrollo se habla sobre la continuidad y disponibilidad del apoyo a científicos, en los últimos años, la administración pública federal ha castigado severamente el presupuesto asignado a estos objetivos: “Aun cuando la matrícula de estudiantes en los posgrados ha crecido en un 28 por ciento, el presupuesto actual es similar al del año 2013 y es apenas superior por mil 860 millones de pesos. Al inicio de este año comenzamos a sufrir un desbalance, prácticamente todos los estudiantes de posgrado que recién se incorporarían a la comunidad científica, veían rechazadas sus solicitudes (…) No hace falta solo una reforma educativa si al llegar a los estudios de posgrado nos encontramos sin los recursos indispensables para terminar el grado ni con los institutos equipados para realizar investigaciones de calidad”.

En su intervención, Miriam Marisol Téllez Cruz, estudiante de doctorado del departamento de química del CINVESTAV Unidad Zacatenco, lamentó que más del 70 por ciento de las solicitudes de becas de la Universidad Autónoma Metropolitana fueron rechazadas.

“Buscamos llegar a acuerdos, al menos de manera verbal, objetivos con los que los actores políticos puedan comprometerse. Vamos a tratar que el recorte no sea del mismo tamaño y que se realicen acciones puntuales para que el presupuesto sea dirigido a áreas sustanciales como proyectos o becas.

“Queremos incidir sobre las políticas púbicas en materia de ciencia y tecnología, pues el problema va más allá de lo que son las becas, es más bien la reducción al presupuesto que se asigna a ciencia y tecnología lo que nos tiene aquí. Con este Conversatorio, como estudiantes de posgrado, asumimos una perspectiva más proactiva”, dijo la estudiante.

 

Las vicisitudes de ser estudiante de posgrado en México

Las vicisitudes de ser estudiante de posgrado son muchas, expresaron los jóvenes, empezando porque son muy pocas las personas que estudian la primaria que ingresan a estudios de posgrado, porque —dijeron— en nuestro país la educación en ciencia y tecnología no ha sido una prioridad para los gobernantes.

“La educación pública ha sido golpeada reiteradamente. No olvidamos los intentos de privatización en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ni el arrebato y la violencia ejercida en contra de los estudiantes de las normales rurales, nuestros 43 (de Ayotzinapa), y miles más. Hoy estamos aquí porque defendemos la educación pública, gratuita, de calidad y laica. Necesitamos que se destine más del 1 por ciento del Producto Interno Bruto a ciencia y tecnología para generar conocimiento que podamos regresar a nuestro país. No queremos salarios promovidos desde acuerdos como el Tratado de Libre Comercio o la reciente reforma laboral, sino trabajos bien remunerados.

“Sabemos que la reducción del presupuesto a ciencia y tecnología no ha sido por error, más bien es una política de Estado e incluso una política internacional que busca que países como el nuestro provean mano de obra barata, pues en el momento en que salgamos al mercado laboral nos encontraremos con el apabullante desempleo, con los salarios bajos y con pocas o nada de prestaciones”, expresó la estudiante de doctorado en estudios latinoamericanos de la UNAM, Laura Nieto Sanabria.

Hizo referencia a los Objetivos de la Agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas, que promueve la calidad en la educación, la equidad de género y la inclusión, sin embargo, cuestionó: “¿Dónde está la inclusión cuando no todos reciben una beca y dónde está la calidad educativa si el presupuesto federal en CTI es insuficiente?

“¿Dónde queda la educación que promueve la no violencia cuando estudiantes de las normales rurales están siendo agredidos por la policía solo por luchar por un mayor presupuesto para sus escuelas? (…) Como estudiantes y futuros investigadores no podemos voltear la mirada cuando a nuestros mismos compañeros se les reprime, se les mata y se les elimina poco a poco del presupuesto.

“Por todo esto, los estudiantes solicitamos el incremento al presupuesto de la educación y la inversión en ciencia y tecnología, becas al 100 por ciento de los inscritos en los posgrados de calidad, beca como salario que garantice una vida digna para el becario, crecimiento prolongado para estudiantes tanto de ciencias exactas como de ciencias sociales y humanidades y la anulación de la ley UMA. Los estudiantes estamos al pie de lucha hasta lograrlo”, subrayó la estudiante Nieto.

 

Infraestructura científica y tecnológica

Tanto el CONACyT como el gobierno, tienen la obligación de insertar los recursos humanos en lugares dignos, para evitar la fuga de cerebros, advirtió Rubí Ameyali Luna Ixmatlahua, estudiante de doctorado del departamento de química del CINVESTAV Unidad Zacatenco.

Señaló que las Cátedras CONACyT son vistas por los estudiantes como una forma de prolongar una beca, más no como un mecanismo para incorporarlos al mundo laboral, “ya que no existe la creación de espacios permanentes para desarrollar investigación en los lugares en los que se adscriben los beneficiarios, en este sentido, los becarios en formación nos preguntamos sobre las Cátedras CONACyT, ¿realmente está cumpliendo su objetivo este programa?”

Acerca de la fuga de cerebros, Diana Ríos Valencia, estudiante de doctorado en ciencias químico biológicas del Instituto Politécnico Nacional, estimó que “30 de cada 100 posgraduados buscan oportunidades fuera del país, siendo Estados Unidos el destino principal”.

 

La vinculación de la academia con el sector productivo

Algunos alumnos de doctorado enfatizaron la urgente necesidad de fomentar la vinculación entre las instancias educativas y la iniciativa privada, así como el desarrollo de la investigación experimental en las empresas.

De acuerdo con la Encuesta Anual de Escasez de Talento 2016-2017, el 40 por ciento de los empleadores experimentan dificultades para cubrir puestos. “En México se vive una crisis de talento. El número de vacantes que solicitan posgrado es escaso y los sueldos no corresponden al nivel de competencia requerido”, indicó Claudia María de León, estudiante de doctorado en ciencias materiales, del Instituto Tecnológico de Ciudad Madero.

En los países con mayor desarrollo socioeconómico, la industria, el gobierno y la academia buscan el trabajo en conjunto para este desarrollo, comentó Thalia Ponce Dimas, estudiante de doctorado en la División de Ciencias Sociales y Humanidades, de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa.

“Es necesario preguntarnos sobre el papel de la industria en México, así como la inminente necesidad de que se invierta como mínimo el 1 por ciento del Producto Interno Bruto en el gasto para investigación, pero también es necesario hacer conciencia de que en este camino es de vital importancia que la industria participe”.

 

La participación de los estudiantes en las políticas de CTI

Estudiantes de posgrado exigieron mejores condiciones de trabajo, pues consideran que en las actuales políticas públicas en materia de CTI, sus propuestas no son tomadas en cuenta, y a su juicio no funcionan.

 “Así como trabajamos con ratas de laboratorio, nosotros somos sus ratas de laboratorio a las que les dicen que tienen trabajar de cierta manera o que se registren bajo cierto reglamento, pero no nos toman en cuenta en la creación de estos reglamentos”, dijo Helena Papacostas Quintanilla, estudiante de doctorado del Departamento de Farmacobiología del CINVESTAV Unidad Coapa.

Aseguró que la mayoría de los becarios del CONACyT, trabajan más de 8 horas diarias, y en ocasiones, sus labores incluyen los fines de semana, y al final, son ellos los que asumen las consecuencias de las políticas públicas en educación, ciencia y tecnología.

“Dado que somos los futuros investigadores de México, los que vamos a heredar este sistema de ciencia y tecnología y los que hoy somos el motor que crea realmente la investigación —porque, dijo, sin los estudiantes de posgrado, la mayoría de la investigación en ciencia en México se vería parada— nuestra opinión es muy importante”, afirmó la estudiante del CINVESTAV, quien precisó que los estudiantes de posgrado son el 2 por ciento de la población más preparada del país.

Durante su intervención, César Jurado Alaniz, estudiante de maestría en filosofía de la ciencia, de la UNAM, señaló que hay personas que le “echan ganas”, lo que no es suficiente cuando se carece de un sistema integral en CTI.

“Si hay algo que caracteriza a la ciencia mexicana es su falta de integralidad y pensemos en los pilares del sistema de CTI: el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) —creado en 1984 para paliar la pérdida del poder adquisitivo de los investigadores—, el Programa de Posgrados de Calidad —una forma para intentar allegar recursos a las universidades— y las propias Cátedras del CONACyT.

“El SNI no permite la incorporación de investigadores jóvenes, ¿por qué? porque los investigadores no se pueden jubilar de una manera digna y entonces literalmente prefieren morirse en su clase a permitir que haya estudiantes que se incorporen a la academia o a la investigación”, lamentó el estudiante de posgrado de la Máxima Casa de Estudios, quien agregó que se requiere un sistema que verdaderamente promueva la innovación y el cambio social.

Hizo hincapié en la necesidad de aspirar a una política pública en CTI, diseñada, implementada y evaluada científicamente. “Somos científicos y no podemos darnos el lujo de aceptar que las políticas públicas sean solo una cosa de políticos. Hay que empezar a trabajar para aspirar a tener un gobierno basado en evidencia científica, no en intereses y caprichos de grupos históricamente favorecidos en la sociedad mexicana”.

 

La visión del CONACyT

Durante su intervención, el director del CONACyT, Enrique Cabrero Mendoza, aseguró que en la actual administración, la inversión en Ciencia, Tecnología e Innovación es inédita, sin embargo, sigue siendo insuficiente.

“Hemos insistido y seguiremos insistiendo desde el CONACyT, que es muy importante que México haga de la ciencia, tecnología e innovación, una herramienta para el desarrollo, pues los países líderes a nivel mundial son los que van a tener una capacidad, no solo de generar el conocimiento, sino también traducir ese conocimiento en beneficios para el sector económico, las empresas que sean innovadoras y también para que los gobiernos diseñen sus políticas públicas a partir del conocimiento científico”.

El doctor Cabrero recordó que en cuatro años el número de becas que otorga el CONACyT ha incrementado de 46 mil 800 a 63 mil. Esta expansión de la demanda es una muy buena noticia para el país, ya que “un país que no cuente con capital humano altamente calificado, no estaría en condiciones de transitar hacia una sociedad y una economía basadas en el conocimiento.

“Es muy importante que México haga de la ciencia y la tecnología herramientas para el desarrollo, y este es un sector que cada vez va a demandar más talentos jóvenes. El mundo no puede ir para atrás, México tiene que insertarse en el mundo global del conocimiento, y para ello vamos a requerir muchos jóvenes científicos talentosos”, concluyó.

 

La visión empresarial

Durante su participación, Manuel Herrera Vega, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de la Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN), destacó la importancia de hacer un análisis del talento en el país.

“Nosotros participamos como sector industrial en el Comité Nacional de Productividad y se conformó un grupo de alto nivel para el impulso del talento en México. Identificamos tres pilares en los que actualmente se está trabajando. Lo primero es que muchos de los países que han tenido un desarrollo importante en CTI, han tenido una política de atracción del talento; otra parte es la retención del talento y finalmente la generación de éste”, explicó el presidente de la CONCAMIN.

Víctor Gutiérrez Martínez, presidente de la Comisión de Investigación, Desarrollo e Innovación del Consejo Coordinador Empresarial, señaló que en los últimos años se ha hecho inherente la participación del conocimiento en las empresas, lo que podría generar mayores y mejores oportunidades en el desarrollo del país:

“Las empresas están normalmente en búsqueda de oportunidades que generen beneficios y cada vez queda más claro que las que puedan tener viabilidad en el largo plazo son las que apuestan por el valor agregado, el conocimiento y la innovación”.

Además, mencionó que es a nivel regional donde se ven nuevas oportunidades de desarrollo, por lo que invitó a mirar, reconocer y fortalecer estas regiones. Asimismo, hizo hincapié en que para que las empresas encuentren escenarios de inversión, de mayor desarrollo y aprovechamiento del conocimiento “debemos verlo como un caldo de cultivo donde hay muchas variables para que las empresas tomen decisiones más acertadas para aprovechar el conocimiento, generar productos nuevos”.

Finalmente hizo una invitación a buscar cómo aprovechar el tema de estímulos fiscales, para que las empresas hagan inversión en las instituciones de educación superior y así se logren fortalecer, integrar y vincularse de mejor forma.

Por su parte, Lina Ornelas Núñez, jefa de políticas públicas y relaciones con gobierno para México, Centroamérica y el Caribe de Google, subrayó que en un ecosistema de innovación, los académicos son muy importantes, sin embargo, el gobierno debe tener una política pública para acercar a los académicos con las empresas con el objetivo de absorber los conocimientos.

 

La visión de los científicos

El doctor José Antonio de la Peña subrayó durante el conversatorio que es claro que en este sexenio ya no se alcanzó el 1 por ciento del PIB destinado a la ciencia y eso es grave. No se entiende el recorte al CONACyT, organismo que ha sido uno los más golpeados, pues es un recorte desproporcionado en relación a otros como el de las universidades públicas y tampoco se entiende bien a qué se debe.

“Hay cosas en las becas de posgrado que funcionan bien y otras que no funcionan. Empezaré por las sí funcionan: el hecho de que se esté apoyando a los estudiantes de cualquier nacionalidad ha tenido un impacto favorable en el desarrollo de los posgrados y eso también tendrá un impacto en el desarrollo de la economía y en la presencia de México ante el mundo”.

Por otro lado, dijo, el CONACyT debe ser más propositivo en relación a quién se beca y a quién no, con base en las necesidades de nuestro país, es decir, si México necesita más ingenieros, busquémoslos a ellos. También debemos pensar en crear todo un sistema de desarrollo porque no se trata de tener doctores solo por tenerlos, necesitamos diseñar todo un sistema en donde puedan ser insertados. Finalmente, el matemático miembro de El Colegio Nacional, invitó a dejar de ver a los posgrados como un camino que solo conduce hacia la investigación.

 

Conclusiones del Senado

En las conclusiones de los conversatorios, el senador Juan Carlos Romero Hicks, presidente de la Comisión de Educación de la Cámara Alta, dijo que todos los países del mundo que han tenido cambios significativos en su desarrollo, han logrado una cadena virtuosa de educación, ciencia, tecnología e innovación y “paradójicamente en el caso mexicano, el alumno ha sido una figura invisible, y lo es para el diseño de la política pública y lo ha sido también en las decisiones institucionales”.

Por primera ocasión en la historia de este país, dijo, se abrió un diálogo interactivo entre lo que piensan las autoridades académicas, las autoridades gubernamentales y fundamentalmente los alumnos. Se hizo un espacio republicano, en donde la deliberación fue libre, plural y momentos de crítica propositiva y comprometida.

El método del conversatorio lo calificó como muy significativo, porque los que condujeron el proceso fueron los alumnos y no los legisladores, ni las autoridades académicas ni gubernamentales, y fueron los estudiantes los que prepararon las cinco mesas sobre: la incertidumbre presupuestal, las vicisitudes de ser un estudiante de posgrado, la infraestructura, la vinculación y la de participación de los propios alumnos.

“Aquí ustedes (estudiantes) han demostrado la madurez, la civilidad, la ética y la libertad (…) Hoy este Senado, que representa a los trozos del alma del federalismo de todas las entidades federativas, los ha recibido a ustedes, es la casa de todos, ahora vamos a escribir nuevas páginas”, dijo el secretario de la Comisión de Ciencia y Tecnología del Senado de la República.

 

_______________________

Redacción Forum
Foto: Anayansin Inzunza.