Inicio > revista forum > Forum 54. La UNAM reconoce a 4 destacadas mujeres con su Honoris causa

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) reconoció a 10 destacadas y destacados académicos con el doctorado Honoris causa, el máximo reconocimiento que la institución puede otorgar. El galardón fue para 3 académicos extranjeros: Donald Bruce Dingwell, Vincenzo Ferrari y Sandra Moore Faber; y a 7 nacionales: Alicia Bárcena Ibarra, Julia Carabias Lillo, Rolando Cordera Campos, José Antonio de la Peña Mena, Alejandro González Iñárritu, María Elena Medina-Mora Icaza y Roberto Meli Piralla.

 

Las 4 mujeres que obtuvieron el reconocimiento son una muestra de la excelencia académica, científica y humanística. Desde sus diversas áreas han realizado aportaciones al conocimiento mundial y al desarrollo nacional, por lo que vale la pena hacer énfasis en su obra desde las palabras de Alicia Bárcena, quien habló en representación de sus connacionales.

“Hoy nos distingue la más grande de las universidades de América Latina, la mayor por su excelencia y por su número de estudiante en toda Hispanoamérica. Además, es el alma mater de cada mexicano que ha recibido el Premio Nobel, el Premio Cervantes, el Premio Príncipe de Asturias y el Óscar (…) Reciban el testimonio de gratitud de una mujer que aprendió los métodos de su oficio, la semilla de la conciencia crítica entre las aulas, los pasillos de esta majestuosa Ciudad Universitaria, soy a mucho orgullo hija de esta casa. Aquí están las memorias vivas de mis años de formación, el recuerdo generoso de compañeros y profesores que me abrieron al mundo de la ciencia, de la política, y de la inquietud rebelde por la justicia social y la protección ambiental”.

La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) pronunció sus agradecimientos y en nombre de los hombres y mujeres que han aportado lo mejor de sus talentos. Citó brevemente algunas de las contribuciones de sus connacionales.
Las aportaciones de Julia Carabias, dijo, son indelebles en la política ecológica de México tras su paso como secretaria de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca; en ese periodo se sentaron las bases de una política ambiental moderna. “Ella es una militante incansable de la defensa de nuestra biodiversidad y de la protección de la selva tropical, en particular de la selva Lacandona”.

María Elena Medina-Mora, refirió, es una investigadora incansable, psiquiatra y epidemióloga, que iluminó los vínculos importantes entre la psicología clínica y la social, para mostrar el tema de las adicciones en una ventana para estudiar y entender a la persona en la sociedad. “Además, ha hecho de su voz una referencia internacional obligada”.

 

Astronomía y economía

Con motivo de la entrega de los Honoris causa, los galardonados ofrecieron conferencias y charlas con la comunidad universitaria a lo largo de la última semana de septiembre. En su participación, Sandra Moore Faber compartió con los universitarios apuntes sobre astronomía, pero también sobre conservación y economía.

Por otra parte, ante cientos de estudiantes y profesores de esta casa de estudios, reunidos en el auditorio Alberto Barajas Celis, la astrónoma de la Universidad de California, Santa Cruz, dijo que no hay forma de incrementar la producción económica, todo debe ser reciclado. “Si tomamos en cuenta una perspectiva cósmica, ser sustentables es algo completamente diferente a lo que implica la economía”.

Cuando se habla de crecimiento económico se busca que éste sea constante, dijo, puesto que los líderes políticos sostienen que de lo contrario pereceremos, pero al poner el problema considerando los tiempos cósmicos, las cosas cambian drásticamente.

“Creen que la Tierra puede crecer en un factor de productividad 16 veces mayor al actual, lo dudo. Los economistas ven la productividad, pero no la capacidad del planeta para alcanzarla. Es claramente imposible. Nosotros, como población, estamos llegando a un límite inconveniente, que lleva a nuevos temas morales que se refieren a la forma ética de enfrentar el futuro como especie”.

 

Breves semblanzas

En la CEPAL, Alicia Bárcena Ibarra fue directora de la División de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos (1999-2003), donde supervisó la agenda de investigación en temas de sostenibilidad ambiental, introdujo el tema del cambio climático con enfoque económico, produjo estudios y realizó investigaciones orientadas al diseño de políticas públicas para el desarrollo sostenible, además de la nueva agenda urbana de la región; también ocupó el cargo de secretaria ejecutiva adjunta (2003-2006), desde donde asesoró y asistió al Secretario Ejecutivo en la gestión estratégica de la Comisión, dirigió el primer Informe Regional Interagencial sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio y supervisó el trabajo de la CEPAL con otras agencias y servicios de las Naciones Unidas.

Julia Carabias Lillo ha realizado trabajos en la Selva Lacandona en cooperación con la asociación civil Natura y Ecosistemas Mexicanos, en donde continúa hasta la fecha realizando sus investigaciones en restauración ambiental, fomentando proyectos productivos sustentables que eviten la deforestación y ofrezcan empleos e ingresos para las poblaciones locales, así como contribuyendo a la conservación de las áreas naturales protegidas y de los ecosistemas naturales de las zonas de influencia.

María Elena Medina-Mora Icaza ha realizado investigación durante los últimos 45 años. Sus áreas de interés son los aspectos metodológicos, psicosociales y epidemiológicos relacionadas con las adicciones y la salud mental. Su principal enfoque se da en la intersección entre la psicología clínica y la social, en la investigación transcultural y en las posibilidades que ofrecen las ciencias de la conducta y el modelo de salud pública para analizar el tema de las drogas, de la salud mental y de las políticas públicas en estos campos.

En gran parte de su carrera, Sandra Moore Faber se ha dedicado al estudio de la naturaleza y la formación de las galaxias elípticas. A diferencia de las espirales, que todavía están formando estrellas activamente, la formación de estrellas en elípticas se ha extinguido o apagado. Las preguntas más importantes son cómo se relacionan las elípticas con las espirales y por qué y cómo dejaron de hacer estrellas. La imagen actual es que las elípticas se crean a partir de espirales en un proceso que al mismo tiempo altera su estructura dinámica (infla discos espirales aplanados para hacer elípticas esferoidales) y corta la formación de estrellas.

 

Foto: UNAM y Mariana Dolores.
__________________
Isaac Torres Cruz