Inicio > revista forum > Forum 54. Fomenta “Luna de queso” carreras STEM en niñas

Luna de queso es una iniciativa de emprendimiento que busca acercar a los niños —especialmente a las niñas— de 6 a 12 años a las carreras STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) a partir de talleres con temáticas espaciales. “Las galaxias, nebulosas, los planetas y las estrellas son cosas que atraen la atención de la gente y funcionan muy bien como una primera puerta para generar más interés y explicar fenómenos físicos que posteriormente van a incrementar su curiosidad hacia otras ramas de la ciencia”, explicó Miranda Jaramillo Morales, coordinadora del programa de divulgación científica.

 

Disminuir o erradicar la brecha de género en las carreras STEM es uno de los objetivos a lograr por la asociación en la que participan estudiantes de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), así como Miranda Luna de Urano, proyecto de divulgación enfocado a los jóvenes y adultos creado por Miranda y Misión Conejo Estelar, liderado por Héctor Reyes y Sandra García.

Miranda, estudiante del 5to. semestre de física en la Facultad de Ciencias de la UNAM, dijo que en su salón de clases, en promedio hay 28 hombres y solo 2 mujeres.

“Si le pides a una persona que te mencione 10 científicos, el 80 por ciento serán hombres, lo que es muy triste y preocupante, y es clásico que en mujeres mencionen a Marie Curie. Estoy totalmente consciente de que sí hubo mayor interés de los hombres por la ciencia pero fue por el contexto social, incluso político; a muchas mujeres les resultó difícil acceder a estas carreras científicas”.

 

Jugar y aprender

Los cursos y talleres (que se imparten en el Museo de la Luz de la UNAM, con la posibilidad de abrirse a otros espacios) están diseñados para que las niñas aprendan a través del juego y preguntas claves que detonen su curiosidad.

“Hay un taller con gomitas y dulces, donde se arma el código genético y la doble hélice del ADN (ácido desoxirribonucleico). Hay otro curso en el que elaboramos minipasteles que son los planetas que forman parte del Sistema Solar. En los cursos usamos todos los sentidos como la vista, el tacto y el olfato, así como música para que bailen y la experiencia sea mucho más completa”, comentó la emprendedora mexicana.

También se difunde la idea de que la ciencia no es solo para los genios, ya que solo se necesita curiosidad y emoción para saber por qué suceden las cosas, explicó la universitaria.

Otra herramienta que utilizan es la tecnología, por ello, actualmente trabajan en un prototipo de realidad virtual sobre el Universo, en el que podrán interactuar con los planetas y conocer sus características.

El arte en la ciencia, como es la fotografía, pintura y diseño gráfico digital son otros recursos que utiliza Mirada Jaramillo y su equipo para hacer más atractivos los temas espaciales. “La conexión del arte con la ciencia, muchas veces es más atractiva que un libro. Trabajamos para mantener una interfaz divertida y dinámica visualmente para que atraiga la atención de las niñas. El arte está muy bien representado en la astronomía, lo vemos en las fotografías de nebulosas, galaxias y supernovas”.

La cofundadora de ATOMX Education, iniciativa educativa para involucrar a los jóvenes en las carreras STEM, así como en el desarrollo de nuevas tecnologías, explicó que una de las razones por las que no existe el interés por las carreras STEM en las mujeres es debido a estereotipos y la educación recibida en la infancia.

“Cuando uno va a una tienda de ropa es común ver las pijamas de niño con astronautas, cohetes, dinosaurios y bichos, mientras que las pijamas de las niñas son de princesas.

“El hecho de que los niños jueguen con legos y construya estructuras o se diviertan con el barro y las niñas jueguen con muñecas, eso es crear estereotipos, un pensamiento que afortunadamente está cambiando poco a poco”, señaló la ganadora y participante de múltiples convocatorias de emprendimiento como Hult Prize y TrepCamp.

Estas brechas se manifiestan desde la escuela: las niñas van alejándose progresivamente de los estudios en áreas científicas debido a múltiples causas tales como presiones familiares, estereotipos, expectativas y falta de mentores o de modelos a seguir.

De acuerdo con estadísticas de 2018 del Banco Interamericano de Desarrollo, América Latina y el Caribe se encuentra en el puesto número 1 de la brecha de género más grande, donde la probabilidad de que las mujeres terminen una licenciatura, maestría y doctorado en STEM es del 18 por ciento, 8 por ciento y 2 por ciento, respectivamente.

Jaramillo mencionó que un estudio realizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura muestra que en la mayoría de los países de América Latina y el Caribe, las niñas tienden a obtener mejores resultados en matemáticas que los niños en tercer grado de primaria, pero esta ventaja se pierde cuando están en sexto grado; al llegar a la universidad, estos patrones se acentúan: Las mujeres tienden a seguir carreras en STEM con menos frecuencia que los hombres, se concentran en ciencias sociales y en ciertas áreas de las ciencias naturales o médicas.

Es de suma importancia que las mujeres participen plenamente en estas disciplinas, pese a notables avances en las últimas décadas, aún existen numerosos obstáculos que frenan su integración, por ello es que es necesario hacer frente a estos problemas desde la raíz: la niñez y la educación, mencionó.

Recientemente, Miranda Jaramillo participó como invitada ponente en el Main Stage de Talent Woman España, evento de gran relevancia a nivel mundial para iniciativas con perspectiva de género.

 

Foto: Miranda Jaramillo.
____________________
Anayansin Inzunza