Inicio > revista forum > Forum 50. Premian a Luis Alfonso Gallardo con el “Nobel" de geofísica

México tiene una “mina de oro negro” en un conocimiento científico, sin embargo, no lo sabe. Hace alrededor de 15 años, Luis Alonso Gallardo Delgado publicaba su tesis de doctorado donde establecía los primeros conceptos de la metodología de Inversión Conjunta de Gradientes Cruzados (Cross-gradient joint inversión, en inglés). Más de una década después, este conocimiento ha sido consolidado por el investigador del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), el Centro Público de Investigación más grande del sistema del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

 

La técnica permite ver lo “invisible” para el ojo de la ciencia en muchas áreas, sin embargo, fue diseñada para el estudio de la geofísica y la exploración del subsuelo. Mediante ésta se pueden hallar objetos de gran masa, como petróleo, donde otras metodologías no alcanzan a “ver”. Petroleras de todo el mundo han mostrado mucho interés por la metodología, no obstante, Petróleos Mexicanos (PEMEX) apenas se ha enterado de que la famosa técnica de la que se habla en la industria es de origen nacional.

La técnica emplea datos físicos de campos que se miden en la tierra, los cuales son conjuntados y traducidos en imágenes del subsuelo para determinar el objeto que los ha producido. Ondas electromagnéticas, electrostáticas, sísmicas, gravitacionales, movimientos de fluido son algunas de las observaciones geofísicas que conjunta la metodología, de esta forma se pueden realizar múltiples observaciones del subsuelo al mismo tiempo.

“En el pasado nadie había hecho algo así: un mismo objetivo que genere varios tipos de datos”, señaló Gallardo Delgado en entrevista para Forum. “Es como si en la medicina te realizas unos rayos X, una tomografía y una ecografía para generar una sola imagen del cuerpo”.

En geofísica la aplicación de este conocimiento es amplia y va desde yacimientos de petróleo que no eran “visibles” con las técnicas anteriores, hasta hallar agua subterránea, actividad geotérmica o hidrológica, explicó. “Pero también podemos saber si hay contaminantes fluyendo con el agua; obtener imágenes para uso médico, construcción de imágenes de percepción remota, satelitales, infrarrojas, astronómica, cualquier tipo de observaciones que combinen diferentes tipos de datos”.

Por la investigación del mexicano, la Sociedad de Geofísicos de Exploración (SEG, por sus siglas en inglés) le otorgó este año el premio Reginald Fessenden (el Nobel de la Geofísica), así como a Maxwell Meju, su asesor en el doctorado. La decisión de la SEG fue unánime y premiará al mexicano en su reunión anual, que se llevará a cabo en San Antonio, Texas, en septiembre próximo.

Si bien la tesis del científico fue publicada en 2003, fue 3 años después que se publicó el primer artículo científico en una revista arbitrada, a partir de entonces la literatura de esta investigación se popularizó hasta volverse actualmente una referencia bibliográfica. Solo en 2017 alcanzó cerca de 200 citas, por lo que el año pasado el CICESE le otorgó el reconocimiento que anualmente entrega al investigador/a con el artículo más citado.

El especialista señaló que su trabajo más reciente recibe, al menos, 2 citas al mes; en tanto que los artículos originales alrededor de 4 en el mismo periodo. Dichas citas se hacen en revistas internacionales, por lo que la técnica se popularizó en todo el mundo y llegó a oídos de grandes petroleras en Estados Unidos, Arabia Saudita, Noruega y Brasil, quienes buscan implementarla.

“Por alguna razón, PEMEX no se había acercado, sino hasta hace poco porque se enteraron del premio y de que en México se encuentra el autor de esta técnica”. El especialista añadió que la petrolera nacional obtuvo recientemente información de campos electromagnéticos en buena parte del Golfo, estudio que fue realizado por una transnacional. Sin embargo, requieren de la técnica de Inversión Conjunta de Gradientes Cruzados y su algoritmo para diferenciar entre los datos la existencia de petróleo o si solo se trata de agua salada. “Confían más en compañías extranjeras porque creen que están más preparadas”.

Ahora, con el reconocimiento de sus colegas de todo el mundo y el premio inicia una campaña de charlas, apuntó, una en los Emiratos Árabes ya está en puerta.

El interés de la industria no es menor, puesto que con la técnica del mexicano se pueden estudiar zonas que ya se habían explorado anteriormente, pero sin resultados. Por ejemplo, hay décadas de información recopilada sobre ondas sísmicas en 2 dimensiones a las que podría darse un segundo vistazo con esta nueva agudeza observacional.

Es este tipo de proyectos que la Secretaría de Energía busca llevar a cabo con PEMEX, dice el investigador del CICESE. “Es increíble lo que se puede observar con esta técnica y que antes solo se lograba perforando. Hay gratas sorpresas puesto que podemos ver estructuras tan complejas como calderas y volcanes en el fondo del mar”.

Estos “aumentos” en la observación permiten redescubrir áreas apenas explotadas, así como visualizar nuevas áreas de exploración. PEMEX tiene ese potencial en un centro de investigación nacional. “Es una tecnología desarrollada y funcionando en muchos lados y se puede aplicar de manera inmediata en el país”.

 

Foto: Cortesía CICESE.

____________________
Isaac Torres Cruz