Inicio > revista forum > Forum 42. Reciclatrón, acopio de residuos electrónicos y eléctricos

Disponer adecuadamente de los Residuos Eléctricos y Electrónicos (REE) requiere de la colaboración entre instancias de gobierno, empresas y ciudadanos, no solo para deshacerse de ellos, sino para generar conciencia respecto de su uso y reciclaje; actividades como el Reciclatrón de la Ciudad de México (CDMX) contribuyen a esta tarea. La Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos (LGPGIR) cataloga a los REE como de manejo especial, ya que de otro modo, podrían generar toxicidad peligrosa para la salud y el ambiente.

 

Es aquí donde se enfrenta un problema, ya que a la fecha, en México existen muy pocos lugares en donde es posible la adecuada recolección de estos residuos, motivo por el cual, actividades como el Reciclatrón de la CDMX han probado ser no solo muy útiles sino fundamentales.

“La idea de este evento no es nada más sustituir al camión de la basura sino que la gente aprenda los beneficios de disponer correctamente de este tipo de residuos; que la gente reflexione sobre los problemas más importantes y de su comunidad”, dijo en entrevista Enrique Ortiz, director de Educación Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México (SEDEMA).

Agregó que “aunque muchas piezas pueden ser reciclables al interior, tienen compuestos orgánicos persistentes que son muy tóxicos y deben manejarse adecuadamente”.

De acuerdo con la información oficial de la SEDEMA, los residuos electrónicos y eléctricos que se acopian durante las jornadas del Reciclatrón son trasladados a la empresa Recupera que se encuentra en la Ciudad de México para su almacenamiento temporal, en donde se separan por tipo de residuos, se desarman y se envían a diversas empresas para su reciclaje.

Los materiales de los residuos que se recuperan en cada Reciclatrón son principalmente: tarjetas electrónicas, tubos de rayos catódicos, unidades de procesamiento de datos, monitores, equipo de cómputo, plásticos varios, electrodomésticos, metales ferrosos y no ferrosos.

En la nota Residuos electrónicos, la Oficina de Información Científica y Tecnológica para el Congreso de la Unión (INCyTU) del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, documenta que: “El reciclaje informal, realizado sin la protección adecuada o utilizando métodos inapropiados es el más dañino, ya que contamina suelo, agua y, si los residuos se incineran, también aire, impactando de manera negativa la salud humana”.

En ese artículo se documenta también que “de los 3.9 millones de toneladas de REE que produjo América Latina en 2014, México fue responsable de alrededor de 24 por ciento, superado solo por Brasil, que contribuyó con 36 por ciento. También se estima que en 2018 Latinoamérica producirá 4.8 millones de toneladas de REE”.

Hay una tendencia al crecimiento de este tipo de residuos, debido a que muchas veces resulta más sencillo reemplazar un aparato descompuesto que arreglarlo. Otro factor que influye es la falta de programas y apoyo para el reciclaje, explicó Enrique Ortiz.

“Es un problema muy grande que hay que ir cambiando poco a poco, se tiene que sumar toda la parte legislativa, la parte normativa, la parte de fomento económico, los centros de acopio y que se impulsen los negocios del reciclaje. Sabemos que actualmente hay tecnologías para reciclar estos materiales; sin embargo, no se reciclan porque no existe el mercado suficiente como para que a una empresa le sea atractivo juntar las cantidades de materiales. Aunque existe la tecnología, muchas veces no hay el impulso para este tipo de comercio”, explicó el especialista.

El Reciclatrón se lleva a cabo cada mes en la capital del país y recolecta al año un aproximado de 200 toneladas de REE, sumando ya casi mil 200 toneladas en la administración que está por concluir. También imparte actividades y talleres de concientización entre los ciudadanos.

En la página de internet www.sedema.cdmx.gob.mx se puede consultar un directorio de empresas que reciben residuos de manejo especial como los REE, así como un calendario de las jornadas de acopio durante el año.

_____________________
Myriam Vidal
Foto: SEDEMA.