El Sistema de Universidades Estatales de Oaxaca es un nuevo modelo universitario cuyos criterios básicos de funcionamiento están orientados a descentralizar los servicios de educación superior y obtener una alta calidad académica en el desarrollo de sus funciones sustantivas: docencia, investigación, difusión de la cultura y promoción del desarrollo. Toda la comunidad universitaria tiene una jornada de tiempo completo. La organización académico-administrativa es de tipo matricial, por lo que los profesores-investigadores pertenecen a un instituto de investigación y al mismo tiempo están asignados a la formación de estudiantes en alguna carrera.

 

Al comenzar la década de los 90 del siglo XX, iniciaron las actividades del Sistema de Universidades Estatales de Oaxaca (SUNEO), con la puesta en marcha de la Universidad Tecnológica de la Mixteca; luego, en 1992, se creó la Universidad del Mar, con lo que se amplió el proyecto a un nuevo referente sociocultural y ambiental en el estado: la costa oaxaqueña, y con ello se ha impulsado la cultura del mar.

Durante la última década, el SUNEO creció en otras regiones geográficas abarcando distintos sectores del conocimiento, con el objetivo de conseguir economías de escala que permitan concentrar recursos académicos y económicos y obtener resultados de calidad.

Actualmente son 17 campus en todas las regiones de Oaxaca: Universidad Tecnológica de la Mixteca (UTM) en Huajuapan; Universidad del Mar (UMAR) en Puerto Escondido, Puerto Ángel, Huatulco y Oaxaca de Juárez; Universidad del Itsmo (UNISTMO) en Tehuantepec, Ixtepec y Juchitán; Universidad del Papaloapan (UNPA), en Tuxtepec y Loma Bonita; Universidad de la Sierra del Sur (UNSIS) en Miahuatlán; Universidad de la Sierra Juárez (UNSIJ) en Ixtlán; Universidad de la Cañada (UNCA) en Teotitlán de Flores Magón; NovaUniversitas en Ocotlán y San Jacinto; Universidad de la Costa (UNCOS) en Pinotepa Nacional; y la Universidad de Chalcatongo (UNICHA) en Chalcatongo de Hidalgo.

Actualmente se encuentran en construcción los nuevos campus de NovaUniversitas en Juxtlahuaca, Acatlán de Pérez Figueroa, Huautla de Jiménez, Matías Romero, Nochixtlán y Puda.

Además de la oferta educativa, los servicios que brinda el sistema incluye 13 librerías en los centros de las poblaciones, una clínica universitaria, el Centro de Capacitación Turística, los jardines botánicos, el parque tecnológico de la UTM, el Museo de la Diversidad y las estaciones sismológicas.

 

El impulsor del SUNEO

Modesto Seara Vázquez, es el rector de las Universidades Estatales de Oaxaca (al frente del proyecto desde 1988), investigador nacional emérito del Sistema Nacional de Investigadores, presidente de honor de la Asociación Mexicana de Estudios Internacionales, de la que fue presidente fundador en 1967. Fue profesor titular C de derecho internacional y relaciones internacionales en la UNAM, desde 1961. También fue profesor de la University of Utah (Salt Lake City) en 1965-1966 y en El Colegio de México, en 1967.

Recibió el doctorado en derecho internacional en la Universidad de París (Sorbona, 1959) y la licenciatura en derecho en la Universidad de Madrid (hoy Complutense), en 1955.

Algunas de las instituciones que fundó y dirigió son la División de Estudios Superiores y el Centro de Relaciones Internacionales de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); las Asociaciones Mexicanas de Ciencia Política y la de Estudios Internacionales.

En publicaciones tiene más de 30 libros, así como unos 150 ensayos académicos en publicaciones en varios idiomas en 15 países, y centenares de artículos periodísticos en México, España y Francia. Entre sus libros destacan: Derecho Internacional Público, con 25 ediciones; Tratado General de la Organización Internacional, tres ediciones; La Hora Decisiva, tres ediciones; La Política Exterior de México, tres ediciones y una en japonés; Cosmic International Law (Wayne State University Press); Un Nuevo Modelo de Universidad, con una edición en ruso; La Vuelta al mundo en 80 años; y Una Nueva Carta para las Naciones Unidas.

Está considerado como uno de los fundadores del derecho del espacio exterior y ha contribuido con propuestas originales a la disciplina de las relaciones internacionales, siendo también vicepresidente de la International Studies Association USA y miembros de los órganos de gobierno de varias organizaciones y publicaciones académicas internacionales.

Ha impartido múltiples cursos y conferencias en universidades de países de América, Europa, Asia y África.

Ha recibido numerosas distinciones y honores, entre ellas la Condecoración del Águila Azteca, por el Gobierno de México; la Medalla de Galicia Castelao, por el Gobierno de Galicia; Ingeniero de Montes, de Honor, por la Universidad Politécnica de Madrid; Medalla de Honor, por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Santander; doctor Honoris Causa por la International Academy of Natural Sciences; Medalla ODonají de la Ciudad de Oaxaca de Juárez; Llave de oro de la Ciudad de Tijuana; Medallas López Alavez y Antonio de León, de la Ciudad de Huajuapan de León; y la Medalla de Oro de la UNAM.

El doctor Modesto Seara Vázquez conversó con Forum sobre el innovador sistema educativo que ha impulsado en Oaxaca.

 

¿El modelo del SUNEO es único en México?

Sí, fue desarrollado de manera totalmente autónoma en Oaxaca.

 

¿Cómo surgió la idea?

Se inició con una primera y supuestamente única universidad en Huajuapan de León. La decisión (1988) la tomó el entonces gobernador del estado, el licenciado Heladio Ramírez López, quien me pidió que elaborara el proyecto y posteriormente, que lo pusiera en marcha. Dos años después me pidió también que iniciara otra universidad en Puerto Ángel, con el nombre de Universidad del Mar. Los siguientes gobernadores, Diódoro Carrasco, José Murat, Ulises Ruiz, Gabino Cué y el acual, Alejandro Murat, apoyaron el proyecto, que se fue extendiendo y consolidando por todo el territorio de Oaxaca.

 

¿Qué ventajas tiene el SUNEO?

Se llevan las universidades al medio rural y se evita con ello que los jóvenes se desarraiguen de sus comunidades. Pero, además, las universidades, su presencia, las convierte en instrumentos de desarrollo de las comunidades, pues es una inyección de capital humano, representado por profesionales de alta calidad que influyen (activa o pasivamente) de modo decisivo en el medio social. Los campus universitarios también ejercen un enorme impacto mediante el “efecto demostración”, pues las comunidades tratan de asimilar los valores positivos que perciben en las universidades —como la organización, limpieza, disciplina— y son ventanas que se abren al mundo exterior en cada comunidad. Adicionalmente, su inserción en las comunidades lleva inevitablemente a un mejor conocimiento de sus recursos y por ello a un mayor aprovechamiento de los mismos en beneficio de la comunidad. El buen funcionamiento de la sociedad está ligado a la mejor calidad de sus cuadros dirigentes.

 

¿Qué desventajas tiene el SUNEO?

No veo desventajas para las comunidades, pero en lo que se refiere a las propias universidades evidentemente tienen algunos inconvenientes menores para los universitarios, derivados de la menor variedad y calidad de los servicios que se encuentran allí; pero ello está plenamente compensado por la calidad de vida que se consigue en los campus universitarios, que es donde se pasa la mayor parte del tiempo.

 

¿Por qué hay que descentralizar los servicios de educación superior?

La masificación de la educación superior tiene muchos inconvenientes, y no me refiero al falso dilema de universidad de masas contra universidad de élites. La universidad puede ser grande o pequeña y en ambos casos puede igualmente ser de calidad o carecer de ella. Hay que aclarar que al hablar de élites me refiero a la dimensión académica y no social. La universidad debe estar abierta a todos, pero debe buscar siempre el máximo de calidad. Pensar que una universidad debe abatir la calidad para permitir la permanencia de los mediocres es un error grave, ya que constituye una burla a los jóvenes de escasos recursos, para los que movilidad social está condicionada a la calidad de su formación académica. Los jóvenes de clases económicamente altas no tienen por qué preocuparse de su éxito académico, pues la plataforma social y económica desde la que parten les garantiza una posición cómoda en la vida.

Además, la masificación convierte a las universidades en bases de poder económico y político que son el objetivo de los grupos políticos y esa politización lleva al final al abandono de la calidad e incluso a la perversión de la función académica. Ello, sin contar lo mencionado antes, en el sentido de que las grandes universidades solo pueden estar en grandes ciudades, atrayendo a los jóvenes que abandonan sus regiones de origen y ya no regresan a ellas, con lo que se produce una descapitalización de recursos humanos, lo más dinámicos, representados por sus jóvenes profesionistas.

 

En el SUNEO, una de sus funciones es la docencia, ¿cuál es su importancia?

Es la función más importante de las universidades, pues el desarrollo económico y social depende esencialmente de la calidad de los cuadros sociales, como decíamos atrás. Pero las universidades que solo ofrecen enseñanza no son verdaderas universidades y no pasan de ser escuelas, de mayor o menor calidad, pero simples escuelas al fin y al cabo. A nuestras universidades les hemos fijado cuatro funciones fundamentales: enseñanza, investigación, difusión de la cultura y promoción del desarrollo.

 

¿Y la función de la investigación?

La investigación es fundamental para la enseñanza en el medio universitario, porque crea conocimiento y eleva la calidad de la educación, pero también porque a través de ella se fomenta el desarrollo, con la solución de problemas de todo tipo que afecten a la sociedad y una mejor utilización de los recursos. En un plano más general, la investigación científica es esencial para los países, pues sin ella, no conseguirán ser competitivos económicamente y verían seriamente afectada su soberanía.

 

¿Cuál es la importancia de la difusión de la cultura?

Las universidades, además de ser depositarias de la cultura deben actuar como dinamizadoras, para renovarla y desarrollarla. Si no se transforman y actualizan, las culturas se pueden convertir en objeto de museo. Esta función la han asumido las universidades del SUNEO de varias formas: las Semanas de la Cultura, que actualmente son siete, con un total de 42 días al año, han provocado un fortalecimiento de las culturas de las 16 etnias principales del estado de Oaxaca, y cada año se han convertido ya en un punto de encuentro, en el que se presentan diversas manifestaciones, como conferencias, grupos de danza, conciertos, exposiciones de pintura y escultura, proyecciones de documentales y exposiciones de artesanías. También dan la ocasión para recoger los principales trabajos presentados en conferencias, que luego se publican como libros. Puede destacarse en la labor editorial del SUNEO, la edición del nuevo diccionario del idioma mixteco y la del idioma zapoteco, después de varios años de trabajo en su elaboración. Las obras publicadas también cubren el área de las ciencias, como matemáticas, medio ambiente y biología. Hay muchas otras actividades, pero podemos mencionar, especialmente las 13 librerías establecidas en el centro de las poblaciones y una biblioteca pública en Tehuantepec.Otra función es la promoción del desarrollo.

No defino a la universidad como una simple institución educativa, sino como un instrumento cultural para transformar y desarrollar la sociedad. Esta tarea la tratamos de realizar a dos niveles: buscamos la transformación estructural, a través de una educación de la más alta calidad que forma cuadros de alto nivel, y la investigación científica y tecnológica, que crea las condiciones para el desarrollo económico. Pero en la situación del estado de Oaxaca, donde los índices de desarrollo económico y social pueden ser muy bajos en algunas localidades, se requieren acciones urgentes para paliar esas condiciones. Por ello, se ha creado en cada universidad una coordinación de promoción del desarrollo, con sus correspondientes brigadas permanentes de apoyo a las comunidades, que realizan tareas como capacitación administrativa o de los artesanos, localización de acuíferos, organización de pequeñas empresas, conservación de suelos, reforestación, vacunación de animales domésticos, combate a epidemias. Son actividades que no llevan al indispensable cambio estructural, pero ayudan a resolver problemas inmediatos.

 

En el SUNEO, la comunidad universitaria tiene jornada de tiempo completo, ¿por qué?

Por elementales razones de eficacia. No vale la pena la enseñanza universitaria si no es de calidad. Pero la calidad depende esencialmente de la calidad de los profesores. Nuestra política, de llevar las universidades al interior del estado, se enfrenta con una realidad que no solo se da en Oaxaca sino en prácticamente todos los estados de la República Mexicana: en esas comunidades, pequeñas y aisladas, no hay suficiente número de profesores calificados, y para que acepten ir allí hay que ofrecerle sueldos adecuados, que tienen que ser de tiempo completo y si tenemos profesores de tiempo completo, se deben de aprovechar, haciendo que los alumnos sean también de tiempo completo. Estos presupuestos elementales, nos llevaron a un resultado que no habíamos buscado, pero que resultó de gran valor, dado que creamos universidades que podríamos llamar de inmersión total. Ello puede explicar que nuestras universidades sean tan competitivas, a nivel nacional e internacional.

 

¿Qué criterios tomaron para la expansión del SUNEO en Oaxaca?

Se decidió crear polos de desarrollo en todo el estado en forma de universidades de alta calidad.

 

¿Los campus están estratégicamente ubicados?

Sí, en las ocho regiones ya hay universidades: Costa, Istmo, Papaloapan, la Cañada, la Mixteca, Sierra Norte, Sierra Sur y Valles Centrales

 

Actualmente son 17 campus, ¿cuántos más contemplan abrir?

En realidad ya son 18, pues la NovaUniversitas (un modelo en parte diferente, ya que es una combinación de la universidad a distancia, por parte de los profesores y presencial, por parte de los estudiantes que reciben sus clase en la universidad, vía electrónica en tiempo real) inicia labores este año en el campus de Juxtlahuaca, en la Mixteca y tiene en construcción avanzada otros, en Nochixtlán y Matías Romero, y en grado menor de avance, en Putla, Huautla de Jiménez y Acatlán de Pérez Figueroa.

 

¿A qué población estudiantil va dirigido el SUNEO?

Se iniciaron cursos en agosto con algo más de 10 mil estudiantes. En el curso que se iniciará este año, esperamos un incremento y hay que subrayar que 60 por ciento de los estudiantes son mujeres.

 

¿Qué porcentaje de los alumnos son de grupos indígenas?

Esa es una pregunta redundante, en el interior de la entidad, donde la inmensa mayoría es de origen indígena, también tenemos alumnos de fuera de la región y del estado e incluso de otros países, pero son minoría. El término indígena lo entiendo como un concepto étnico, porque frecuentemente se confunde con el lingüístico. No toda la población indígena habla los idiomas propios de su etnia, aparte de que por un absurdo complejo, con frecuencia ocultan su conocimiento del idioma propio.

 

¿Cuáles son las carreras propias que maneja el SUNEO?

Ofrecemos 83 carreras, la mayor parte de ellas en el campo de la ciencia y la tecnología, aunque también tenemos dos campus dedicados a las ciencias sociales y humanidades (UMAR-Huatulco y UNISTMO-Ixtepec). Deben añadirse 40 posgrados, de los cuales 30 son maestrías y 10 doctorados.

A los alumnos se les complementa su formación con materias humanísticas, en forma de cursos como historia del pensamiento filosófico y Teoría General de Sistemas, o la obligación de leer una novela al mes y hacer un resumen de cuatro páginas.

El inglés es una materia obligatoria que deben cubrir pasando el examen Toefle. En la UMAR también se ofrece chino mandarín y francés; en la UTM chino mandarín y próximamente alemán. Todos los profesores de idiomas (alrededor de un centenar) son nativos del idioma que enseñan.

 

¿Fomenta el SUNEO la innovación social entre el alumnado?

El funcionamiento del sistema está totalmente orientado a la formación de la personalidad de los alumnos, que tienen conciencia de su alta competitividad y de la importancia de las culturas de las que provienen, además de los valores universales que también asimilan. Saben muy bien que en sus manos está su propio destino y cuentan con las bases necesarias para producir el cambio social, de ellos y de su gente.

 

¿Cuál es la importancia de la ciencia, la tecnología y la innovación?

En el mundo en que vivimos, sin ciencia y tecnología no hay desarrollo económico ni progreso social, porque la innovación es fundamental para asegurar la competitividad. No queremos puestos de trabajo de maquiladoras, queremos un desarrollo económico basado en un alto nivel de productividad que se refleje en salarios equivalentes a los países desarrollados.

Desde hace tiempo, en el SUNEO se han desarrollado actividades de investigación científica y tecnológica que ha creado muchos productos innovadores, pero no habíamos tenido una política de registro de patentes. Ya llegó el momento de hacerlo y actualmente tenemos 14 patentes en proceso de registro.

El SUNEO cuenta con 28 institutos de investigación, en los que trabajan un millar de profesores, que tienen el apoyo de 157 laboratorios de investigación, equipados con instrumentos avanzados, como resonancia magnética, microscopios electrónicos, espectrofotómetros de alta resolución y difracción de rayos X.

 

Actualmente, ¿cuáles son las áreas del conocimiento propios del SUNEO?

En tecnologías de la información (computación, electrónica y mecatrónica) tenemos un lugar de privilegio en el país (según el Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior, la UTM es número 1 en los exámenes EGEL) y en el campo de la usabilidad hemos sido dos veces número 1 (Florencia 2008, Atlanta 2011) y dos veces número 2 (San José de California 2017, París 2013) en el mundo, además de acaparar los primeros lugares en América Latina (UTM, UNSIS y UNCA). En el sector salud: enfermería (la UNSIS suele estar en los primeros lugares), nutrición y odontología. En las ciencias biológicas y la biotecnología; en el medio ambiente; el campo de las energías alternativas (UNISTMO, Campus Tehuantepec). Lugares destacados tienen los estudios de relaciones internacionales y turismo (UMAR-Huatulco), la administración pública y municipal; así como las ciencias empresariales, en que la UTM ha quedado muchas veces en el número 1 de EGEL-CENEVAL. Tenemos una carrera de ingeniería en diseño innovadora, dado que incluye diseño gráfico, industrial y de espacios en una sola carrera. La física y matemáticas aplicadas tienen un espacio de privilegio en nuestras universidades: La licenciatura de matemáticas aplicadas se ofrece en la UTM, UNPA y UNISTMO y hay una maestría y un doctorado en modelación matemática en la UTM, donde cada año se celebra un congreso internacional sobre ese tema y ya se han publicado dos libros. En la UTM tenemos un instituto de investigación sobre física y matemáticas aplicadas, además dos laboratorios para matemáticas y para física. La importancia que se da a estas carreras fundamentales para la ciencia y la tecnología se refleja en el hecho de que en el SUNEO hay un centenar de profesores de matemáticas, de los cuales aproximadamente la mitad tiene nivel de doctorado.

 

¿Cuántas publicaciones realiza en promedio el SUNEO al año y dónde son distribuidas?

Tenemos tres revistas periódicas: TEMAS de Ciencia y Tecnología, de la UTM; Ciencia y Mar, de la UMAR; y Salud y Administración, de la UNSIS.

Por el momento llevamos unos 80 libros publicados sobre temas de las diversas culturas del estado, matemáticas, biología, física, relaciones internacionales, hidráulica, medio ambiente, cuestiones económicas y sociales, entre otras.

Llamamos la atención sobre dos grandes diccionarios: el del idioma mixteco, del que se está preparando la tercera edición y el del idioma zapoteco, en cinco volúmenes, que ya está en prensa. Las publicaciones se distribuyen a nivel nacional (Tinta Roja, Educal, Librería del Sótano, Gandhi, etcétera) y en el estado de Oaxaca, a través de las 13 librerías que el SUNEO tiene en diversas ciudades (Oaxaca, Puerto Escondido, Huatulco, Pochutla, Tehuantepec, Juchitán, Ixtepec, Loma Bonita, Tuxtepec, Teotitlán de Flores Magón, Huajuapan de León, Ixtlán y Miahuatlán). A nivel internacional se venden a través de Amazon.

________________________
Anayansin Inzunza
Imagen: SUNEO