Inicio > revista forum > Avanzan lentamente la vinculación Academia-Empresa: ADIAT

Forum 29. Si bien el desarrollo del sector científico, tecnológico y de innovación ha crecido en los últimos años, no avanza con la velocidad que requiere el país. Para Juan Manuel Romero Ortega, presidente de la Asociación Mexicana de Directivos de la Investigación Aplicada y Desarrollo Tecnológico, la razón es que la relación entre empresas y sector productivo con las instituciones de educación superior y centros de investigación crece de manera muy lenta.

 

Necesitamos aprender mejor cómo acercarnos, cómo dar a conocer todo lo que tenemos que ofrecer, dijo Romero, quien aseguró que “a las empresas les toca tomar riesgos o darse el tiempo para conocer los desarrollos en el sector académico. Posteriormente, entre los dos sectores definir mecanismos que permitan generar una relación de manera eficiente y de largo plazo, además deben entender que cada uno juega un papel muy importante”, explicó el presidente de la Asociación Mexicana de Directivos de la Investigación Aplicada y Desarrollo Tecnológico (ADIAT).

Es en este medio ambiente, donde también interviene la tercera hélice del desarrollo económico, los organismos gubernamentales también fomentan la generación de recursos e incentivos para la cooperación entre los demás actores. No obstante, “es una relación que no marcha a la velocidad que requiere el país”.

 

El papel de la ADIAT

La ADIAT es un catalizador entre la academia y el sector productivo para crear alianzas y colaboraciones, a fin de que las empresas generen productos o servicios basados en el conocimiento científico y tecnológico producido en las universidades y centros de investigación del país.

Esta labor fue emprendida hace casi tres décadas, a lo largo de las cuales la asociación participó en la instauración del “Premio Nacional de Tecnologías e Innovación”, a mediados de los años 90, en la elaboración de la Ley de Ciencia y Tecnología en 2002, y en el fortalecimiento de los Centros Públicos de Investigación, entre otras acciones.

El nuevo Comité Ejecutivo de la ADIAT (2018-2019), propone una plataforma con miras hacia la siguiente década, cuyas metas se bosquejarán con esta renovación y con la dirección que ha emprendido su nuevo presidente, Juan Manuel Romero Ortega, quien también es titular de la Coordinación de Innovación y Desarrollo (CID) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Romero Ortega, especifica algunos de estos objetivos, dentro de los que se encuentra el relanzamiento de la ADIAT: “Queremos que vuelva a ocupar un lugar importante en el ecosistema de ciencia, tecnología e innovación que tuvo en el pasado”. Añade que la organización cumple 28 años e históricamente ha tenido intervenciones importantes, como en la publicación de la primera versión de la Ley de Ciencia y Tecnología.

“Lo que actualmente busca la mesa directiva es retomar y relanzar a la ADIAT para que ocupe un lugar más destacado como facilitador de la innovación tecnológica en México. Eso significa enfrentar varios retos e identificar cuáles son las principales iniciativas que podemos impulsar entre las autoridades en materia de ciencia, tecnología e innovación, que sean de interés para que más empresas participen en el diálogo sobre temas que estarán impactando los negocios, la innovación tecnológica y la llamada cuarta revolución industrial”.

Para ello, enfatiza, requieren impulsar mejores mecanismos de vinculación entre academia e industria, que sean más efectivos que los empleados hasta ahora, para lo cual han emprendido varias rutas. “Partimos de un plan donde definimos qué queremos hacer en la ADIAT en los próximos 10 años, y en estos dos primeros pondremos en marcha algunas de esas iniciativas, que se concretarán a lo largo del tiempo. El punto fundamental que nos hemos planteado es ser una organización que le represente valor a sus asociados —35 instituciones y más de 200 socios individuales— y ser un jugador importante en la innovación tecnológica en México”.

Desde hace cuatro años, Juan Manuel Romero se desempeña como coordinador de la CID, trabajo que compagina con la presidencia de la ADIAT. No son labores muy distintas e incluso son complementarias, dice.

“En la UNAM realizamos un trabajo de vinculación, fungimos como una oficina de transferencia de conocimiento, en eso es muy similar con la ADIAT. En la UNAM se busca poner a disposición de la sociedad, del sector productivo y del gobierno las capacidades de la institución. En la ADIAT queremos promocionar entre estos sectores todo lo que tienen las universidades, institutos y centros de investigación asociados y sacarle provecho a la evaluación y comercialización de patentes, y la adopción de tecnologías que se desarrollan en todo el ecosistema de investigación en México”.

_________________________
Isaac Torres
Fotografía: ADIAT