Inicio > boletines de prensa > Innovación y consensos para resolver los problemas nacionales

Boletín de prensa no. 76 | Ciudad de México, 12 de abril de 2019

Las MiPyMEs representan más de 98% en el sector industrial y son las que requieren más articulación con los activos de innovación.

El conocimiento científico, el desarrollo tecnológico y la innovación son activos importantes que pueden contribuir a generar políticas públicas, diseñadas a partir la colaboración de expertos y tomadores de decisiones, y con base en criterios claros e información con suficientes datos y evidencia científica, coincidieron en señalar participantes de la segunda sesión de los Diálogos sobre Humanidades, Ciencias, Tecnologías e Innovación. Construyendo consensos por México que tuvo lugar en las instalaciones del Foro Consultivo Científico y Tecnológico.

“Si hablamos de problemas nacionales en un marco democrático, estamos hablando de política pública para todos y por todos. Entonces, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) debe liderar el apoyo y el fomento a las actividades de CTI, así como el proceso de diseño de las políticas públicas; no obstante, para lograrlo tienen que participar en articulación con el Consejo y dialogando, tanto quienes hacen la ciencia como quienes la demandan”, advirtió la doctora Gabriela Dutrénit, investigadora y académica de la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco (UAM-X).

En este sentido, el doctor Rodrigo Castañeda, integrante de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), comentó que una de las mejores políticas sociales es crear empleo y fortalecerlo; “esto se hace a través de la innovación empresarial: las micros, pequeñas y medianas empresas representan más de 98 por ciento de los centros productivos que componen el sector industrial y son las que requieren más articulación con los activos de innovación, centros y laboratorios, así como incentivos de innovación”.

También durante la mesa titulada: “Impulso a la innovación con sentido social para la competitividad de los sectores social, público y privado”, Tonatiuh Ramírez Reivich, director del Instituto de Biotecnología de la UNAM, señaló que “hemos convertido el dinero en conocimiento --porque se requiere mucho dinero para publicar un artículo-- pero lo que no hemos sabido hacer es convertir el dinero en innovación. Sólo 6 por ciento de las entidades que patentan en México son universidades, no son empresas, así que tenemos que apoyarlas teniendo una legislación que las estimule, creando piso parejo y facilitando compras institucionales”.

Por otra parte, la doctora Brígida von Mentz propuso innovar desde nuestra realidad pues, con base en la Historia, en México deberíamos de tener a los mayores expertos en el mundo en temas como: sismología, mecánica de suelos y petroquímica, por citar algunos ejemplos y añadió: “Considero la formación académica, ese lugar donde yace el potencial innovador, los mexicanos podríamos ser muy innovadores si nos lográramos encontrar la forma propia de evitar la imitación y si en cambio encontrásemos una manera alternativa de convivencia social”.

En la mesa de panelistas participaron también: Alejandro Alagón, del Instituto de Biotecnología de la UNAM; Alejandro Calvillo, de El Poder del Consumidor A.C.; Laura Flamand, del Colegio de México; Mathieu Hautefeuille, de la Facultad de Ciencias de la UNAM, y Paulina Terrazas, Consultora de Innovación Transformadora del CIDE. 

Pie de foto: Panel del 2º Diálogos sobre Humanidades, Ciencias, Tecnologías e Innovación. Construyendo consensos por México: Mónica Salazar, moderadora; Paulina Terrazas, Tonatiuh Ramírez (IBT-UNAM), Mathieu Hautefauille (FC-UNAM); Gabriela Dutrénit, ex titular del Foro Consultivo (UAM-X); Alejandro Calvillo (El Poder del Consumidor); Alejandro Alagón (IBT-UNAM); Rodrigo Castañeda (CANACINTRA); Laura Flamand (COLMEX), y Brígida Von Mentz (CIESAS).

____________________

Myriam Vidal
Foro Consultivo