Inicio > boletines de prensa > Fundamental contar con diagnósticos y definiciones claras en ley de CTI

Boletín No. 42 / Ciudad de México, 06 de marzo de 2019.

"El marco normativo debe ser el receptáculo de definiciones que se adopten primero”, Pedro Salazar. 

Tener un diagnóstico del marco normativo actual y definir los conceptos clave y los objetivos a los que se espera llegar con la ley de ciencia, tecnología e innovación (CTI) son el primer paso antes de comenzar a modificarla, advirtió el doctor del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Pedro Salazar, quien coordinó la mesa de diálogo Marco jurídico y diseño institucional del Conversatorio para el Análisis del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación en la Cámara de Diputados.

“El marco normativo debe ser el receptáculo de definiciones que se adopten primero (…) así como definir la naturaleza jurídica de los cambios que se van a hacer. (…) Es fundamental saber qué queremos que sea el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) porque de la manera en que lo definamos jurídicamente va a depender la naturaleza de los actos que emite y la manera en que sus actos van a ser procesados por los usuarios”, advirtió.

Al respecto, la doctora Ana Cecilia Noguez, premio nacional de ciencias, opinó que desde un punto de vista estrictamente científico, lo que se podría esperar de un marco jurídico sobre esta materia, entre otras cosas, es que sea adaptable al avance y evolución de las necesidades sociales y las investigaciones, que les den habilidades a los estudiantes y a los ciudadanos para que puedan crear nuevas habilidades y conocimientos, que fortalezca el quehacer y el desarrollo tecnológico y que promueva la ciencia y la acerque a la gente como promotor social.

Dentro de esa lógica, el secretario académico del centro de investigación y docencia económica, Guillermo Cejudo, hizo énfasis en el verdadero papel que debería tener el Estado en materia de CTI.

“El Estado no puede interferir en las decisiones de las universidades y de los investigadores sobre qué debe investigarse, cuáles preguntas o cuáles métodos son válidos o no. (…) Por ello no puede imaginarse un plan único que guíe el contenido de la actividad científica, son las comunidades académicas en sus colegios, sus claustros, academias y comités dictaminadores y, en última instancia, su revisión entre pares quienes van tomando las principales decisiones sobre la investigación”.

 

Sin presupuesto no habrá ciencia

Más allá de que se aprueben o no los cambios en la ley de CTI, el investigador de la UNAM, el doctor Juan Pedro Laclette, advirtió que hay asuntos más urgentes que resolver en el tema, entre ellos, el presupuesto. Hizo notar que la reducción al presupuesto del CONACYT durante los últimos 3 años rebasa el 40 por ciento. “En estas condiciones es difícil, bajo cualquier esquema de gobernanza, que la cabeza del sector, el CONACyT, conduzca exitosamente el desarrollo científico”.

“Entre 2013 y 2016 el CONACyT operaba entre el 41 y el 42 por ciento del gasto en investigación y desarrollo (GIDE) de los recursos que el Estado destina al sector. Este porcentaje de participación en la operación del Ramo 38 se redujo entre 2016 y 2019. En el presupuesto del 2019 el CONACyT va a operar menos del 32 por ciento, si consideramos que de ese 32 por ciento más de la mitad son recursos que se operan igual que el ejercicio anterior, en realidad en CONACyT va a disponer de una novena parte del GIDE para conducir el desarrollo científico”.

Por otra parte, Antonio Lazcano Araujo, representante del Colegio Nacional, añadió que “en el caso de México es absolutamente necesario que reconozcamos que la descentralización de la ciencia está todavía lejos de cumplirse y muchas universidades fuera de la ciudad de México donde hay comunidades de científicos excepcionales están batallando constantemente para obtener los recursos mínimos”, concluyó.

 

Pie de foto: “El Estado no puede interferir en las decisiones de las universidades y de los investigadores sobre qué debe investigarse, cuáles preguntas o cuáles métodos son válidos o no”, Guillermo Cejudo. Imagen: Mariana Dolores.

______________________
Myriam Vidal
Foro Consultivo