Inicio > boletines de prensa > El sincrotrón mexicano, un mega proyecto congelado

Boletín No. 246 / Ciudad de México, 5 de julio de 2018.

A 15 años de la propuesta del primer sincrotrón mexicano necesitamos un Estado que asuma el liderazgo de este proyecto: Víctor del Río

Durante la presentación del libro “Un asunto de estado: la construcción del primer sincrotrón en México” distintos especialistas discutieron los obstáculos del porqué no ha podido consolidarse uno de los mega proyectos más importantes: el sincrotrón mexicano.

Hace 15 años nació la idea de crear en México un generador de luz millones de veces más intenso que la luz del sol, llamado sincrotrón. Esta herramienta permitiría grandes innovaciones en materia de biomedicina y energía, incrementando la competitividad de nuestro país; no obstante, ahora es una propuesta al aire que no ha podido cristalizarse. Las razones recaen constantemente en el campo político y la falta de iniciativa, reveló el autor del libro Víctor del Río Bello.

El investigador del Royal Institute of Technology en Melburne, Australia, analiza en el libro el proceso de construcción de los sincrotrones de España, Brasil, Australia y Jordania para identificar los aciertos y fallas de tal modo que México pueda aprender de esas experiencias y trazar una ruta más certera.

A partir de este análisis, y de forma crítica Del Río expuso “necesitamos un Estado que asuma el liderazgo de este proyecto, dispuesto a donar 30 hectáreas, construir una infraestructura necesaria, así como invertir en el diseño y equipamiento del sincrotrón, el cual podrá integrar dos equipos uno nacional y otro internacional para trabajar bajo un mismo objetivo”.

Agregó, el sincrotrón es sinónimo de soberanía, es decir, México tendría más capacidad de respuesta efectiva ante diversos problemas de salud, medioambientales y energéticos. Por ejemplo, para poder generar una vacuna para combatir la pandemia del virus AH1N1 se necesitaba primero de caracterizar al virus, lo que se pudo hacer usando el sincrotón en Stanford.

Asimismo, en lo económico —intervino Brenda Valderrama Blanco de la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos— por cada peso de inversión en este proyecto se reditúan 4 más. Mientras que en el nivel académico, aprenderíamos a hacer ingeniería de alta precisión.

El proyecto fue impulsado por la Secretaría del Estado de Morelos por una simple razón, según reveló Valderrama, “Morelos era uno de los estados de la república mexicana con más científicos. Ahora, el proyecto está detenido y estamos dispuestos a ceder la estafeta a alguien más. Es el proyecto de México y significaría un progreso nacional”.

Para hacerlo posible, dijo, necesitamos mandar a mexicanos a aprender de otros sincrotrones e invertir en armar una línea de este generador de luz. Esto capacitaría a los mexicanos y reduciría 5 años la construcción del sincrotrón mexicano. La inversión retornaría a México pues las líneas producidas son como un laboratorio móvil.

Actualmente existen más de 50 generadores de luz en todo el mundo, de ellos el más barato costó 200 millones de dólares, y la evaluación del costo para el sincrotrón mexicano ronda entre los 300 y 500 millones, así lo reveló José Franco, coordinador general de Foro Consultivo Científico y Tecnológico quien coordinó el panel de discusión durante la presentación del libro en las instalaciones del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT).

Agregó, que de realizarse se necesitaría un fideicomiso que abastezca el proyecto en los tiempos estimados pues cualquier retraso elevaría los costos tan solo por la inflación. “La ciencia no se reinventa cada sexenio y este es un proyecto de largo aliento y la construcción tomaría otros 10 años”.

Por otro lado la doctora Julia Tagueña Parga —directora adjunta de desarrollo científico del CONACyT— dijo “Estamos en el momento de plantearnos otro mega proyecto como lo fue en su momento el Gran Telescopio Milimétrico, el camino es claro pero tenemos que hacer las cosas”, dijo.

Finalmente, el Leonardo Beltrán Subsecretario de Planeación y Transición Energética de la Secretaría de Energía dijo “estamos convencidos que el sincrotrón es una necesidad de Estado. Pero para innovar necesitamos vincular el conocimiento académico con la industria y para ello requerimos: Infraestructura, talento y recursos. La invitación es a que se sumen embajadores de otras áreas que podrían ser beneficiadas por el sincrotrón”.

El libro es editado por CONACyT, la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología, y el Consejo de Ciencia y Tecnología ambos del Estado de Morelos. A través de sus 118 páginas revela que la luz refinada y compactada en pequeñas líneas es capaz de penetrar la materia en la misma forma que lo hacen los rayos X pero con alta resolución por lo que es posible analizar prácticamente cualquier objeto.

 

Pie de foto: Especialistas discutieron el día de ayer las razones del porqué no ha podido consolidarse: el sincrotrón mexicano y analizaron caminos para llevarlo a cabo. Imagen: Mariana Dolores.

____________________
Mariana Dolores
Foro Consultivo