Inicio > boletines de prensa > Apuesta Oaxaca a la divulgación para desarrollar CTI

Boletín No.309 / Ciudad de México, 09 de septiembre de 2018.

Son población indígena que nunca ha estado en contacto con temas de ciencia y tecnología, 34.5 por ciento de los oaxaqueños.

A un año del sismo que devastó Oaxaca, las labores de reconstrucción aún continúan, sin embargo, esta reconstrucción se ha extendido a otro tipo de áreas como la Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI), que busca impulsar una mejor preparación en los pobladores para que crezcan económicamente como comunidad y sepan afrontar nuevas catástrofes.

El director del Consejo Oaxaqueño de Ciencia, Tecnología e Innovación (COCITEI), Hermenegildo Velásquez Ayala, explicó en entrevista para el Foro Consultivo Científico y Tecnológico que una de las áreas a las que más le están apostando en el Consejo es a la divulgación científica porque de ahí parte el interés de las personas por desarrollar ciencia, y que fue justamente esta actividad la que le permitió a los pobladores sobrellevar los estragos del sismo.

Vázquez explicó que poco después del sismo el Consejo Oaxaqueño de Ciencia y Tecnología llevó payasos científicos para que distrajeran a los niños y a la población en general y les dieran una perspectiva distinta, enseñándoles algunos experimentos recreativos de laboratorio para que se relajaran psicológicamente y que la parte post traumática fuera menos agresiva. 

“Esta parte de la divulgación de la ciencia me parece que fue extraordinaria en ese periodo. A partir de esas experiencias hemos incrementado un poco más la participación de los grupos de payasos científicos porque es el vehículo más adecuado para nosotros para poder divulgar la ciencia”.

Uno de los objetivos de estos proyectos de divulgación, entre los que también están desarrollando el cine itinerante científico con temas que se aproximan más a la realidad de los oaxaqueños, es presentarle a los pobladores la CTI de una forma asequible para despertar en ellos un mayor interés, algo que resulta fundamental si se toma en cuenta que 34.5 por ciento es población indígena que nunca ha estado en contacto con estos temas.

Vázquez explicó que este interés será la base para proyectos más grandes, entre ellos el desarrollo de la industria. “La producción de Oaxaca es totalmente artesanal. Estamos empezando a incorporar, a través de proyectos, las tecnologías en esta producción (a manera de) agroindustrias de mezcal, café, cacao y seda. (…) Este tipo de productos a los que (…) la falta de incorporación de tecnología no les ha permitido desarrollarse en términos de cantidad y calidad sin que pierda su estilo artesanal”.

Para lograr realmente un crecimiento estatal en términos de ciencia y tecnología, explicó el director de COCITEI, hace falta un sistema normativo y que en el estado existan empresas diversificadas en actividad y en tamaño, ya que en el caso de Oaxaca se tiende más a la micro industria (empresas familiares) “y la relación entre la microindustria y la educación no está tan fortalecida como nosotros quisiéramos”, comentó.

Y entre la divulgación y el desarrollo, Vázquez explicó que se han ido recuperando poco a poco del desastre de septiembre pasado, pero que no estarían del todo listos para afrontar uno nuevo. “En 2017 hubo un ejercicio de algunas personas con perfil psicológico que dieron pláticas sobre cómo preparar a las personas que experimentaron un sismo para que la afectación que les hizo sea menor cada día y prepararlas para futuros eventos de este tipo. (…) Estaríamos preparadas las personas, no las estructuras”, concluyó.

 

Pie de foto: La relación entre la microindustria y la educación no está tan fortalecida como nosotros quisiéramos”, Hermenegildo Vázquez. Imagen: Myriam Vidal.

_____________________
Myriam Vidal
Foro Consultivo